Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

miércoles, 10 de julio de 2013

Qué diferencia hay entre disolventes y diluyentes

Aunque resulte algo obvio, disolvente y diluyente no son la misma cosa.
Son dos términos básicos que se usan con frecuencia cuando se habla de pintura y, si no está claro su significado, puede inducir a errores y a malas interpretaciones.
El disolvente, en el campo de la pintura, es un líquido que ayuda a dispersar el medio pictórico, consiguiendo que pierda poder de adhesión al soporte y que las partículas de pigmento se disipen. A medida que se vaya añadiendo más porcentaje de disolvente al medio, este se volverá cada vez más insustancial, hasta convertirse en transparente y sin poder de fijación.
El diluyente, sin embargo, es un líquido que simplemente aporta volumen al medio, y lo vuelve menos viscoso. No dispersa el aglutinante, sino que se une a él para formar parte del mismo. Por supuesto cuanto más diluyente se sume al medio, menos porcentaje de pigmento habrá en él, por lo que se tornará más transparente a medida que se añada el diluyente.
Aquí es donde suele producirse el malentendido, porque tanto disolvente como diluyente aportan transparencia al medio pictórico.
Es habitual que se use como diluyente el aguarrás en la pintura al óleo, cuando en realidad es un disolvente. Lo que sucede es que el medio en tubo tiene tal cantidad de aceite y resinas que permite cierto porcentaje extra de disolvente antes de que el aglutinante se desligue. Por eso se suele tomar al aguarrás como si fuese un diluyente cuando en realidad no lo es. El diluyente es el aceite que, unido a la resina (el aglutinante), forma el medio al cual se le añade el pigmento para formar la pintura al óleo.
Lo mismo sucede con el temple al huevo, por ejemplo. Hay quien usa el agua como diluyente, aunque en realidad el efecto que produce es el de disolvente. En este caso, el huevo funciona de aglutinante que ayuda a formar la emulsión del auténtico diluyente (agua/aceite). A esta unión de aglutinante y diluyente es lo que llamamos el medio del temple al huevo, al que se le añade finalmente el pigmento para formar la pintura al temple.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer su opinión sobre el tema tratado en este post.

En este sitio no encontrara material privativo; si esta aqui es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red. Siempre citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tenga a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen.
Muchas gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.