En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

domingo, 21 de julio de 2013

En la oscuridad total no existe el color

En la oscuridad total no existe el color, precisamente porque no se puede ver: el color comienza a existir en el momento en que el ojo humano percibe la ilusión del color, y esto ocurre, porque la LUZ incide en un objeto (de ahí que en la oscuridad no exista el color) y parte del haz de luz es absorbido por el objeto. El resto rebota y llega a nuestro ojo donde es percibido como color, aunque en realidad el color no es una característica del objeto, sino precisamente la parte de la luz que el objeto rechaza.

En resumen, para ver el color, ocurren tres pasos:

  1. La luz incide en el objeto.
  2. El objeto absorbe parte de la luz y rechaza otra parte.
  3. La parte rechazada es percibida por el ojo humano como color.

Para que exista el color, los dos requisitos son que haya luz y que el ojo humano perciba la ilusión de color, por lo que en tu pregunta, ambas respuestas son afirmativas porque una es la explicación de la otra: no existe el color porque no se puede ver. (Sólo existe el color cuando se puede ver).

miércoles, 10 de julio de 2013

Qué diferencia hay entre disolventes y diluyentes

Aunque resulte algo obvio, disolvente y diluyente no son la misma cosa.
Son dos términos básicos que se usan con frecuencia cuando se habla de pintura y, si no está claro su significado, puede inducir a errores y a malas interpretaciones.
El disolvente, en el campo de la pintura, es un líquido que ayuda a dispersar el medio pictórico, consiguiendo que pierda poder de adhesión al soporte y que las partículas de pigmento se disipen. A medida que se vaya añadiendo más porcentaje de disolvente al medio, este se volverá cada vez más insustancial, hasta convertirse en transparente y sin poder de fijación.
El diluyente, sin embargo, es un líquido que simplemente aporta volumen al medio, y lo vuelve menos viscoso. No dispersa el aglutinante, sino que se une a él para formar parte del mismo. Por supuesto cuanto más diluyente se sume al medio, menos porcentaje de pigmento habrá en él, por lo que se tornará más transparente a medida que se añada el diluyente.
Aquí es donde suele producirse el malentendido, porque tanto disolvente como diluyente aportan transparencia al medio pictórico.
Es habitual que se use como diluyente el aguarrás en la pintura al óleo, cuando en realidad es un disolvente. Lo que sucede es que el medio en tubo tiene tal cantidad de aceite y resinas que permite cierto porcentaje extra de disolvente antes de que el aglutinante se desligue. Por eso se suele tomar al aguarrás como si fuese un diluyente cuando en realidad no lo es. El diluyente es el aceite que, unido a la resina (el aglutinante), forma el medio al cual se le añade el pigmento para formar la pintura al óleo.
Lo mismo sucede con el temple al huevo, por ejemplo. Hay quien usa el agua como diluyente, aunque en realidad el efecto que produce es el de disolvente. En este caso, el huevo funciona de aglutinante que ayuda a formar la emulsión del auténtico diluyente (agua/aceite). A esta unión de aglutinante y diluyente es lo que llamamos el medio del temple al huevo, al que se le añade finalmente el pigmento para formar la pintura al temple.




lunes, 8 de julio de 2013

Palo de apoyo (apoyamanos, mahl stick)

El “tiento”, “palo de apoyo”, “apoyamanos” o “mahl stick” es una vara que posee uno recubierto para utilizarlo de apoyo sin que esto dañe el bastidor o el lienzo de la pintura.
Se utiliza para obtener firmeza y descanso en la mano a la hora de realizar aquellos trazos que requieren mayor seguridad, como los pequeños detalles. De esta forma, apoyando el extremo recubierto de la varilla sobre una esquina del bastidor podremos apoyar suavemente la mano con la que utilizamos el pincel sobe ella y así mejorar el trazo.
De no querer apoyar sobe el bastidor mismo podemos hacerlo sobre algún sector del atril que nos sirva de apoyo, de hecho se pueden modificar de forma muy sencilla o agregar cerca algún tipo de soporte para utilizar con el palo de apoyo
Fabricar un apoyamanos es sumamente sencillo y nos ahorra un buen dinero.
Mostraremos aquí una forma rápida y muy sencilla de hacer un palo de apoyo para lo cual necesitaremos una varilla, pueden comprar una de madera en cualquier casa de artística.


Una o dos esponjas de cocina


Lienzo común (también algodón o cáñamo) del mismo que utilizan para sus bastidores o en su defecto cualquier otra tela.


Hilo de algodón, del tipo "choricero" estará bien.


Lo primero que haremos es recubrir marcar la varilla, a mas o menos a un centímetro o dos de uno de sus extremos, con un cuchillo en todo su diámetro. Esta marca nos servirá para a continuación atar hilo y hacer una o dos vueltas que servirá de tope para evitar que la bolita del mahl stick se salga.
Al marcar marcar la varilla estamos bajando el nivel de la misma y hacemos una suerte de surco que dará agarre al hilo que enrollaremos, esto debe dar firmeza suficiente pero nunca esta demás aplicar quizás algún tipo de pegamento como puede ser cola o bien un poco de cinta


Luego de esto procedemos a recubrir el extremo con una de las esponjas (si tenemos una podemos cortarla por la mitad y utilizar uno de los dos trozos) y sobre ella colocamos lienzo para recubrir, con el hilo atamos bien fuerte el lienzo con la esponja a la varilla en lo posible por debajo del tope que habíamos hecho anteriormente, así queda firme y evitamos que pueda salirse.



Con otro trozo de esponja, repitiendo el mismo proceso, cubriremos la bolilla que hemos terminado de hacer, aquí podemos agregar uno o varios trozos de esponja que luego cubriremos con lienzo, igual que en el caso anterior y con hilo ataremos con fuerza y daremos varias vueltas con el hilo para sujetarlo bien.




Obviamente pueden hacer uno un poco mas elaborado utilizando varias capas de algodón o tela acolchada recubierto con lienzo.

Ejemplos de uso:




Algunos ejemplos de Atriles con Mahl Stick