Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

sábado, 8 de marzo de 2014

La Diferencia al Pintar Desde Una Foto

Hoy voy a hablarles de algunos conceptos importantes en la pintura. Conceptos que justamente diferencian una simple pintura primaria, de una verdadera obra de arte.

Cuando hablamos de pintura realista descriptiva, estamos hablando de pintar cosas reales y que se vean e identifiquen como tal. Razón por la cual, cuando hacemos realismo descriptivo, debemos basarnos en cosas reales y tomar esas cosas del natural o de una buena impresión fotográfica.

Digo esto, porque hay quienes opinan –confundiendo el concepto de Realismo Descriptivo- que esto no está bien y que el artista debe “Crear” que las imágenes deben brotar de su imaginación y explayarse en el lienzo como mejor le salga…

¡¡¡Ojo!!! No quiero decir con esto, de que en el arte, ¡¡¡Crear sea un error!!!

El error está en el concepto. En confundir el estilo, es decir: ¿Qué tipo de pintura queremos hacer o representar? Pues, a la hora de expresarnos, ¡Todas son válidas!

La Gioconda

Esta charla ya la di antes, ya he comentado sobre el error de este concepto (El de que siempre, hay que crear).

De alguna manera, sería como ignorar artísticamente, al Gran Maestro Leonardo da Vinci y su magnánima obra, “La Gioconda”.

¡Porque, que yo sepa, no la inventó ni la sacó de su imaginación…!

Y a tantos otros genios de la época, que al igual que él, copiaron de una figura.

El error, es confundir Realismo descriptivo, con realismo figurativo, pero voy a aclarar nuevamente esto para poder entrar más fundamentado al tema de hoy. Supongamos que alguien me encarga que le haga una obra realista, una estampa de su entorno más querido y que en esta obra figuren: Su caballo “El Moro”, el sulqui preferido que le dejó el abuelo, más “Tom”, el perro amigo y compañero de tantas andadas y algunos otros elementos de su propiedad, todo frente a su Rancho, la galería y el corral…

Para encarar este proyecto y lograr que el Moro se vea como su Moro; El sulqui, como aquel sulqui; El perro, como Tom, su amigo entrañable y así todo lo demás, me quedan dos opciones para poder comenzar a trabajar y que cada elemento se identifique como tal:

1ª) O me voy al campo y boceto todo allí, “In situ”, copiando del natural, o

2ª) les tomo una buena foto y luego boceto en mi atelier, copiando los detalles más significativos e importantes, de tal foto. De cualquiera de estas dos maneras, podré observar esos detalles que identifican y personalizan a cada cosa.

En síntesis, para hacer Realismo descriptivo, debo basarme en las imágenes reales de lo que quiero representar, sobre todo, de aquellas imágenes cuya identidad es fundamental en el sentimiento y la emoción personal. Estas imágenes, por lógica, debo tomarlas del natural, o de una buena foto, porque si no me baso en alguna de estas dos opciones e intento imaginar toda la escena, por más linda y parecida que me salga, solo será una escena figurativa.

Esta escena, carecerá de personalidad e identidad emocional; El “Moro” solo será un caballo más; El sulqui del abuelo, solo eso, un sulqui; El perro amigo, solo un perro… y así todo lo demás.

Seguramente, haré un lindo paisaje…

Podrá ser una buena obra en muchos aspectos técnicos y de fundamentos, pero carecerá del carácter emotivo, esa emoción de lo estrictamente personal, donde cada detalle, te lleva a un recuerdo.

Bien, dicho esto y aclarado que para hacer Realismo descriptivo debemos copiar de uno u otro lugar, pasamos a nuestro tema de hoy.

Como no siempre puedo ir al campo, tomaría la opción 2), basarme en una buena fotografía. Y es de esta opción, precisamente, de la que quiero hablarles.

Desde hace mucho tiempo, un alto porcentaje de gente pinta simplemente copiando de fotos o de cualquier tipo de imágenes impresas. Busca una imagen, la amplía, la transcribe y luego la rellena con pintura tal cual como la ve en la misma.

Pero aquí está la cosa…

¡Aquí está la Diferencia!

Y es saber utilizar este fantástico recurso que nos da hoy la tecnología fotográfica, para poder observar los detalles y rasgos particulares de cada cosa, para lograr que estos luego se vean reales y con identidad propia.


¡Esa! Exclusivamente, debe ser la función de este valioso recurso (La Foto). Poder tener toda una escena en tu atelier para poder representar, sin error, cada rasgo personal de identidad de las cosas, animadas o inanimadas y no solamente hacer, Con pintura, una simple y fiel copia de la fotografía.

Conclusión:

Cuando de Pintura Realista Descriptiva se trata, para hacer la diferencia entre una simple pintura primaria y una verdadera obra de arte, debemos tener en cuenta que:

1º) Tenemos que Copiar del original, ya sea en vivo (“In situ”), o de una buena reproducción.

2º) En el caso de utilizar una imagen impresa, debemos rescatar de allí, fundamentalmente, los rasgos de identidad y no hacer una copia fiel de la misma.

3º) Utilizar los recursos pictóricos bien aprendidos, como por ejemplo: la importancia de Los Contrastes y sus múltiples variantes para lograr distintos efectos; La magia de Los Colores y su aplicación precisa; El efecto tridimensional de La Perspectiva y su impacto visual de profundidad; Las Luces, Las Sombras, La Atmósfera, El Carácter…




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer su opinión sobre el tema tratado en este post.

En este sitio no encontrara material privativo; si esta aqui es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red. Siempre citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tenga a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen.
Muchas gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.