Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

martes, 17 de junio de 2014

Barnices para la preservación de la pintura al óleo

Marisol Lara Rodríguez
Escuela de Artes Plásticas Rubén Herrera
sacrilego_manto@hotmail.com

Antecedentes

La investigación comienza a partir del interés de producir obra con calidad y obtener más acervo teórico en la plástica, estudiando materiales y métodos antiguos, con el fin de lograr un control en la aplicación de barnices en la obra plástica. En este caso se trata de la pintura al óleo, donde he notado deficiencias en los acabados finales.
Dentro de la historia del arte se narran avances en el dominio de la pintura, desde el perfeccionamiento de la figura humana en el dibujo, las perspectivas, los claroscuros. Mientras no se contara con los avances tecnológicos de los que hoy disponemos, los pintores debían ser multidisciplinarios: físicos, biólogos o alquimistas. Esta última cualidad era imprescindible en la elaboración de sus materiales plásticos, ya que había que transformar artesanalmente los recursos naturales, para lograr el propósito que a cada pintor convenía.
El mismo Leonardo da Vinci nos ofrece diferentes recetas para hacer barnices y de la importancia que da esta capa final de la obra. Habla de aceites de ciprés, cera virgen, colofonia, incienso, aceite de rosas, pero sobre todo de resina de enebro que se debe mezclar con aceite de nuez para obtener un barniz ámbar
A pesar de los testimonios escritos y muchos tratados pictóricos teóricos, se cuenta con poca información acerca de la práctica real en la preparación y aplicación de los barnices. Es frecuente encontrar repeticiones de recetas o confusión por la adaptación de nuevos ingredientes en cada época y lugar, considerando que cada una nombra a los productos naturales apegándose más a nombres o costumbres.
Gracias a los modernos métodos de restauración de obras de arte, las pruebas científicas acercan más a la naturaleza de los materiales empleados, siempre y cuando la obra cuente con el barniz original.
En la actualidad una de las novedades en el arte contemporáneo, frente a la pintura tradicional, es la búsqueda de superficies mate, según la intención del artista. Aunque los artistas ya no usan la terminación tradicional a base de barnizado con resinas naturales, se sigue aplicando esta capa con todo su valor estético.

Alteraciones en la capa pictórica

Los grandes museos exponen obras con siglos de permanencia, y vemos que las imágenes permanecen inmutables. Aunque hayan sido restauradas, el barniz ha podido minimizar los efectos destructivos de los años, y los agentes dañinos externos, que en general son:
  • Rayones, huellas digitales, manchas de otras pinturas.
  • Humedad, pues al aumentar relativamente pueden crecer las esporas de hongos que contiene el polvo. Si se desarrollan hongos lo haría sobre el barniz y no sobre la pintura. El barniz siempre se podrá cambiar, la pintura no.
  • Polvo, suciedad y excrementos de insectos.
  • Gases, como el humo del tabaco y la polución ambiental.
  • Las radiaciones electromagnéticas contienen rayos ultravioleta (Uv) que son más perjudiciales para el color; los rayos Uv producen la destrucción del pigmento, reacciones fotoquímicas fuera de control, y oxidación.
La capa pictórica es más que una capa, pues en realidad está compuesta por sub capas que contienen fundamentalmente pigmentos y aglutinantes.
Su conservación depende de las reacciones del ambiente y estado del soporte por la preparación de la imprimatura incorrecta. Una vez seca la pintura elimina flexibilidad al lienzo y cuando éste se mueve la capa pictórica se cuartea por los cambios de humedad. Esta es otra deficiencia común si el cuadro no se ha barnizado adecuadamente.


Figura 1: Efectos de los barnices naturales y sintéticos aplicados con brocha sobre la pintura y pulverizados (barniz en aerosol)

La importancia del barniz radica en ser protector de la capa pictórica, y si éste es un producto comercial, como aerosol o barniz sintético (como sellador acrílico), inflexibles o inestables, el barniz se degradará y causará otras alteraciones como arrugas, levantamientos en las zonas con las carga de material (empastes).
Un barniz con componentes comprobados y estables, ofrece firme protección a la capa pictórica sobre ofensas potenciales o contra los agentes dañinos referidos. Para reacciones futuras por oscurecimiento, amarilleo o suciedad, el barniz siempre podrá ser limpiado o cambiado con químicos más especializados de restauración.
La clasificación de los barnices según su composición
Los barnices pueden emplearse para varios fines:




  • Barniz para cuadros: Capa final que se aplica a los cuadros de óleo o al temple, para protegerlos y lograr un acabado uniforme.
  • Barniz de retoque: Recupera la apariencia húmeda de la pintura en un lienzo seco, antes de seguir pintando en él o como aislante intermedio entre capas de pintura.
  • Barniz para mezclas: Ingrediente que forma parte de los medios que se añaden a los colores en tubo.
  • En el presente caso atenderemos el barniz para cuadros.
    Por su composición, los barnices pueden ser:



  • Soluciones sencillas de resinas en disolventes: Éstas se secan por evaporación completa del disolvente, que deja una película fina y transparente de resina pura. Se pueden preparar en casa con buenos resultados. Se les ha llamado




  • Barnices alcohólicos pero este término sólo debería aplicarse a aquellos en los que el alcohol es el disolvente; como el Barniz damar en esencia de trementina, Barniz goma-laca refinada en alcohol.




  • De aceite y resina cosidos: Son soluciones de resinas naturales y sintéticas, que se hacen hirviéndolas con aceites y después diluyéndolas con esencia de trementina o una sustancia equivalente; siempre se añaden secantes; ejemplos: Barniz de aceite de linaza y copal.




  • Lacas modernas de piroxilina (celulosa): Estos productos se hacen a partir de nitrocelulosa, acetato de celulosa viscosa, residuos y otras formas de celulosa. Tienen importancia industrial pero resultan poco útiles para la pintura artística permanente, y su durabilidad es problemática ya que generalmente se usan en forma de aerosoles.

  • Estos materiales celulósicos no se disuelvan en aceites secantes, esencia de trementina ni alcohol, y las lacas se hacen disolviéndolos en sustancias como acetona, acetato de etilo, alcohol butílico, etc.
    Estas lacas modernas presentan buenas cualidades, que las han llevado a remplazar los antiguos barnices para el revestimiento de productos industriales: su principal ventaja es el secado rápido, que las hace adaptables al sistema de producción en masa, especialmente en la industria del automóvil. Sin embargo no sirven para a pintura artística, ya que es un producto fuerte y resistente durante un tiempo, pero con la edad se vuelve amarillento u oscuro, se agrieta y pierde adherencia.
    -Esmaltes: Son pinturas o revestimientos pigmentados industriales, derivados de barnices o mezclas de barniz y aceite. A los esmaltes hechos con laca de celulosa se les llama a veces Esmaltes de laca, para distinguirlos de la laca sin pigmentar o del esmalte hecho con otros barnices. Lo común es llamarlos simplemente Lacas.
    Los esmaltes industriales y para uso doméstico se arrugan, agrietan y presentan otros defectos si no se aplican con uniformidad precisa para lo que fueron diseñados. Su empleo en trabajos artísticos de estilo libre produce resultados desastrosos, ya que su composición cambia constantemente a causa de los perfeccionamientos y modificaciones habituales de los productos industriales.
    -Resinas sintéticas: Los barnices sintéticos, se pueden diluir y disolver con esencia mineral o de trementina: en especial los metacrilatos, que parecen tener cualidades semejantes a las del damar. Suele aceptarse el uso de barniz de metacrilato, pero no se recomienda el uso de barnices hechos con otras resinas sintéticas, si no se identifican los ingredientes.
    Las tiendas de materiales artísticos disponen de un amplio surtido de líquidos en latas de aerosol: barnices, fijativos y esmaltes; el contenido de algunas de estas latas es de calidad aceptable, si están fabricados por marcas especializadas en arte.
    El barniz acrílico para cuadros, fijadores mate y brillante y el barniz damar, son materiales simples; sin embargo, los esmaltes y otros acabados industriales deben evitarse si no están hechos para la pintura. Mayer (p. 233-234)
    Planteamiento
    Se observaron algunas deficiencias en las propiedades ópticas que son comunes en las pinturas de los estudiantes de arte y en algunos artistas locales:




  • Alteraciones a la imagen debido a la durabilidad de los materiales de carga (pigmentos) adheridos al soporte: levantamientos, desprendimiento de las capas pictóricas desde la imprimatura.




  • Brillo excesivo (refracción de luz).




  • Opacidad por uso de diluyentes (medios para óleo).




  • Figura 2. Obsérvese el brillo y la opacidad excesivas, respectivamente.

    Creo que el factor problemático está en la enseñanza del arte donde no se nos instruye este importante paso para presentar la obra.
    Algunos pintores con más de 10 años entregados a la práctica cotidiana algunos egresados de la escuela de Artes Plásticas, comentan que ellos sólo usan regularmente la barniceta (damar, aguarrás, aceite de linaza), barniz damar común, aerosoles o liquin de la marca Winsor & newton (Fig. 3,4). Mencionan que tampoco se les instruyo acerca de la variedad de barnices, pero estarían en la disposición de alternar con otros medios para proteger sus obras.
    En las Recetas para barnices hechos de manera casera, se analizan algunas fórmulas simples conocidas en la pintura clásica. Se propone al usuario el involucramiento y obtención de aprendizaje empírico en la elaboración de materiales de arte, así como crear conciencia en el uso adecuado y manejo de los barnices en la pintura al óleo y conservarla. Además evitar las deficiencias ya mencionadas.






  • En las recetas propuestas se busca accesibilidad económica. Los ingredientes son usados comúnmente como medios de óleo y se venden en tiendas de arte; las ceras y resinas se encuentran en boticas a precios considerables.
  • Estas fórmulas son de fácil acceso y preparación para la comunidad estudiantil en la escuela de Artes Plásticas.
  • También se busca incentivar a los artistas de la comunidad para cambiar sus métodos de barnizado final en sus obras pictóricas.
  • Generalidades acerca del manejo del barniz
    Precauciones del barniz en su elaboración casera:



  • Los recipientes idóneos son los de vidrio y de boca ancha, para las mezclas en baño maría.
  • Evitar usar utensilios de cocina de plástico o madera.
  • Evitar poner a fuego directo la trementina y el damar ya que son muy inflamables.
  • Para el envasado de la mezcla es preferible que sea en recipientes de vidrio con tapa. Procurar etiquetar.
  • Preferentemente hacer las mezclas en lugares ventilados.
  • Evitar inhalación prolongada e ingestión.


  • Consejos para la aplicación del barniz final




  • Antes de barnizar la obra (cuadro), siempre verificar que esté totalmente seco. Para esto es aconsejable que el cuadro esté en un lugar ventilado, con una luz suave. Colgar el cuadro en alguna pared es lo más correcto.



  • Hay que evitar cubrir el cuadro fresco o en proceso de secado con telas o papel, pues éstas le quitan aire. El óleo debe secar a ritmo natural, aunque este proceso sea lento. Es importante recordar que nunca se debe acelerar el secado con calor artificial.




  • Ya para el barnizado se limpia la imagen de cualquier polvo que se haya adherido durante el secado, con un trapito seco que no suelte hilitos, nunca humedecido en agua o detergentes, por que el óleo no es impermeable y puede haber filtración de liquido que afectaría el bastidor.




  • Debemos barnizar con pincel plano y suave, que no suelte cerdas y su marca.




  • Recordar que muchos barnices contienen trementina, que puede disolver la pintura seca, por lo que hay que esperar mínimo dos meses antes de aplicar el barniz.




  • Se procura dar capas delgadas primero en un solo sentido horizontal o vertical, luego al contario.




  • El cuadro se coloca en posición horizontal y así permanecerá hasta que el barniz esté seco al tacto y no mordiente. Alejarlo de la luz directa del sol.




  • Tratar de no barnizar los cuadros en días húmedos o lluviosos. En invierno se puede calentar un poco el barniz para que fluya sobre la superficie.




  • Cuando se aplica el barniz demasiado pronto, puede secar mal, quedando largo tiempo pegajoso o sea absorbido por la pintura.


  • Análisis de resultados

    Un detractor de este proyecto sería la apatía de los artistas y estudiantes que no desean mejorar sus métodos pictóricos ante la accesibilidad que tiene el material pictórico en el comercio lo cual les ahorra tiempo y esfuerzo evitando así que lo que las técnicas antiguas puedan darle un matiz extra a su trabajo.
    Otro inconveniente que podría ser tomado en cuenta sería la localización del material en su entorno social; sin embargo fue verificada la existencia en la localidad de los ingredientes así que este no sería un inconveniente para quien desea buscar.
    Por último, hay cierto grado de peligro de los materiales al ser inflamables y tóxicos en la inhalación, por ello lógicamente se tomarán las medidas precautorias en la elaboración de los barnices para evitar accidentes.

    Conclusiones preliminares

    Al desarrollar este proyecto se ha comprobado que la información es necesaria para la mayor calidad tanto para el creador como la obra, al ser consciente de la experimentación en los materiales que pueda servir como fundamento en su labor didáctica y profesional; además de brindarle instrumentos que le ayude a solucionar inconvenientes técnicos no contemplados en la obra.


    El correcto uso del barniz permitirá al artista dar sustentabilidad en un periodo largo a su trabajo, anticipando toda evolución física de la obra que van desde la durabilidad hasta las variables cromáticas influenciadas por el adecuado manejo de un barniz; y teniendo opciones para no recurrir a aerosoles o métodos extremos como barnices industriales.
    La comprobación de los materiales contemporáneos todavía está en proceso ya que las materias industrializadas no han demostrado ni su estabilidad ni su durabilidad al tener un periodo corto de vida. Al contario, los materiales orgánicos y minerales han justificado en la aplicación en la pintura antigua su eficacia al paso del tiempo, al llevar siglos de existencia sin grandes cambios físicos.



    Referencias bilbiográficas

    Calvo, Ana, Conservación y restauración de pintura sobre lienzo. Ed. Del Serbal, 2002.
    Cennini, Cennino, Libro de arte, Ed. Akal, 2010.
    Doerner, Max, Los materiales de pintura y su empleo en el arte, Ed. Reverté, 1994.
    Gómez, Luisa, La Restauración, examen científico aplicado al arte, Ed. Cátedra, 2008.
    Mayer, Ralph, Materiales y técnicas del arte, Ed. Tursen Hermann Blume, 1993.
    Microsoft Encarta [DVD] Versión 2009, 1993-2008 Microsoft Corporation. Programa computacional.
    "Alcohol." Microsoft Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    “Almáciga." Microsoft® Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    "Apeles." Microsoft® Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    "Celulosa." Microsoft Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    “Cennino Cennini." Microsoft® Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    "Copal." Microsoft® Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    “Enebro." Microsoft® Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    "Etanoato." Microsoft Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    “Giorgio Vasari." Microsoft® Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    "Plinio el Viejo." Microsoft® Student 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
    J. A. Fernández Luna (comunicación personal, 9 de septiembre, 2011)…




    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Nos gustaría conocer su opinión sobre el tema tratado en este post.

    En este sitio no encontrara material privativo; si esta aqui es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red. Siempre citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
    De igual forma agradecemos tenga a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen.
    Muchas gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
    Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.