Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

viernes, 20 de junio de 2014

Preparar óleos con pigmentos

La pintura al óleo se basa en un sustrato de pigmentos molidos (en polvo) que se mezclan con un aceite de linaza que actua como aglutinante.

La linaza es la semilla de la planta Linum usitatissimum (lino).

El óleo puede comprarse en tubos comercializados que están preparados para ser usados directamente.

Existen diferentes firmas comerciales que los producen con diferentes calidades.
La presentación del material en estos envases es en forma de una pasta espesa que se puede aplicar directamente sobre el lienzo con espátulas de diferentes tamaños o bien con pinceles de variados espesores y formas.

También puede utilizarse como elemento añadido (para diluirlo) esencia de trementina.

El aguarrás, también llamado esencia de trementina, es un líquido volátil e incoloro producido mediante la destilación de la resina o miera, de los pinos.

¿Cómo podemos hacer óleo con pigmentos?

La preparación del óleo a partir de los pigmentos y el aceite de linaza es muy sencillo, permitiendo abaratar los costes del material sustancialmente, así como experimentar con mezclas para conseguir variaciones cromáticas.

La primera vez que mezclemos los diferentes compuestos puede que el resultado no sea perfecto, pero rápidamente aprenderemos la técnica de forma correcta.

Aunque es recomendable utilizar soportes de calidad como platos cerámicos para su preparación, también puede elaborarse en otros de tipo desechables, como se explica a continuación.

Con un simple “papel de aluminio” de los empleados en la cocina para envolver alimentos crearemos un soporte para la preparación de cada uno de los colores.


Usaremos una hoja doblada por la mitad para darle mayor robustez.

La forma de cuenco necesaria para añadir posteriormente el aceite de linaza y conseguir la mezcla homogénea, la podemos conseguir con el puño (la mano) envolviendo la hoja de papel de aluminio alrededor.

Depositaremos la cantidad de pigmento deseada sobre el papel de plata, en función de la cantidad de pintura que deseemos preparar.



Los pigmentos pueden ser de un único color, o bien podemos realizar la mezcla de dos o más colores, en cuyo caso obtendremos nuevas variedades cromáticas.

La mezcla de los pigmentos que queramos usar, para obtener colores secundarios o terciarios, se puede realizar antes de mezclar con el aceite o una vez que los tengamos preparados, aunque será menos homogénea (pueden quedar razas).


Para realizar la mezcla con el aceite de linaza deberemos amasar éste con el pigmento.

La técnica utilizada es similar a la de preparación del cemento. Iremos envolviendo la mezcla de forma continua poco a poco.

Distribuiremos el pigmento dejando un hueco en su parte central, en forma de “volcán”, y lo rellenaremos con el aceite de linaza.

En función de la densidad deseada y del tipo de pigmento podremos rellenar con más o menos aceite.

Según qué color necesitará un porcentaje diferente de Aceite de Linaza:

  • Blanco de Cinc: 30%
  • Amarillo Cadmio: 40%
  • Ocre Amarillo: 60%
  • Amarillo de Nápoles: 15%
  • Óxidos de Hierro: 40%
  • Tierra Siena Natural: 200%
  • Azul Ultramar: 40%
  • Azul Cobalto: 100%
  • Tierra Siena Quemada: 180%
  • Negro Marfil: 100%



Por último amasaremos con una espátula (de punta redondeada para no perforar el papel de plata) de forma continua, realizando giros lentamente para evitar la formación de grumos, hasta conseguir una mezcla uniforme del pigmento con el aceite.

El resultado será una masa similar a la que se tiene con los clásicos tubos de pintura que estará lista para ser utilizada.

El proceso es muy sencillo y aunque los primeros intentos pueden dar una mezcla con pequeños grumos, rápidamente aprenderemos a realizar estas mezclas con soltura.

A partir de los colores básicos rojo, amarillo y azul, junto con el blanco para aclarar los colores, podremos obtener cualquier color. Recomiendo también comprar pigmentos de color negro, ya que es un color difícil de obtener mediante la mezcla de los anteriores.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer su opinión sobre el tema tratado en este post.

En este sitio no encontrara material privativo; si esta aqui es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red. Siempre citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tenga a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen.
Muchas gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.