En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

viernes, 4 de abril de 2014

Cómo pintar un círculo cromático

El círculo cromático es un sistema de clasificación de los colores que consiste en organizarlos alrededor de un círculo. Esta práctica suele realizarse en los colegios y escuelas de arte con el objetivo de que los alumnos aprendan a obtener colores mediante la mezclar de los colores primarios. El círculo cromático puede ser básico o complejo si decidimos ampliar la gama de colores hacia los blancos y los negros o mezclando los colores entre sí. Si quieres dedicarte a la pintura es imprescindible que sepas cómo pintar un círculo cromático.

Instrucciones
  1. El círculo cromático más común en los colegios es el que se elabora mezclando rojo, amarillo y azul, aunque es preferible realizarlo empleando las tintas que utilizan las imprentas, CMYK: negro, cyan, magenta, amarillo (y negro adicionalmente).
  2. Con los colores primarios obtendrás los secundarios. Con magenta, cyan (azul) y amarillo, obtendrás violeta, naranja y verde. Con la mezcla de los primarios y los secundarios obtendrás los colores terciarios.
  3. Compra una cartulina gruesa para pintura acrílica, de unos 300 gramos. Colócala en sentido horizontal y halla su punto central.
  4. Con un compás dibuja un gran círculo y divídelo en 12 secciones como si fuera un queso, de manera que todas las partes tengan la misma medida.
  5. Divide las 12 partes en 3 y pinta una parte con amarillo, otra con magenta y otra con azul cyan sin mezclarlos con ningún color.
  6. No mezcles los colores directamente sobre el papel. Hazlo siempre en una paleta, removiendo bien hasta que la mezcla sea homogénea. Limpia bien el pincel cuando cambies de color.
  7. Si la pintura es muy espesa, moja el pincel en agua, pero no te excedas.
  8. Escurre bien los pinceles para evitar que la pintura sobresalga de su zona y se mezcle con los colores colindantes.
  9. Coge una paleta o huevera de plástico para mezclar los colores y utiliza unas cucharitas de plástico o palos para extraer cada color y colocarlo sobre la paleta. No introduzcas el pincel manchado dentro de los botes de pintura de otro color.
  10. Ves pintando el círculo de manera que conforme te acerques a un color sea éste el que predomine en la mezcla. En el punto medio entre dos colores, aplica la mitad de cada uno y obtendrás los colores secundarios. Por ejemplo, con amarillo y azul obtendrás verde.
  11. Sigue un orden. Empieza pintando por la izquierda si eres diestro y viceversa. De esta manera evitarás arrastrar la pintura húmeda con la mano.
  12. Conforme vayas mezclando colores en la paleta, comprobarás que cada combinación exige unas proporciones diferentes de cada color. Por ejemplo el amarillo es un color muy transparente y por el contrario el rojo y el azul son colores con mucho cuerpo, que cunden en seguida.
  13. Anímate a pintar un círculo cromático elaborado, trazando circunferencias cada vez más pequeñas hasta llegar al centro del círculo. Rellena las circunferencias que se acercan al núcleo añadiendo cada vez un poco más de blanco para obtener colores claros, y haz lo mismo hacia fuera del círculo añadiendo un poquito de negro para obtener colores oscuros.
  14. En el centro puedes hacer un pequeño círculo con la mezcla de los 3 colores primarios, cuyo resultado es un tono marrón oscuro casi negro.
  15. Cuando hallas terminado y el círculo esté completamente seco, borra los restos de lápiz de las líneas que hayas dibujado al principio. Muy bien, ahora ya eres capaz de pintar degradados!
Necesitas
  • cartulina gruesa para acrílico (300 gr. aproximadamente)
  • lápiz y goma de borrar
  • compás
  • pintura acrílica o témperas
  • pinceles
  • agua
  • paleta o hueveras de plástico
  • cucharillas de plástico o palillos
Consejos
Si se ha ensuciado mucho el papel o te has salido, recorta el círculo una vez seco y pégalo sobre una cartulina blanca limpia.
También puedes realizar un círculo cromático con pinturas plastidecor o lápices de madera, superponiendo y mezclando los colores directamente sobre el papel.




jueves, 3 de abril de 2014

Cómo pintar un degradado

Un degradado es una transición de un color a otro mediante la mezcla de ambos colores, aunque también puede ser la degradación de un solo color. Los degradados nos rodean en la vida cotidiana, se emplean mucho en ámbitos como la publicidad y se manifiestan a diario en la naturaleza. Quien quiera pintar un atardecer, necesitará saber cómo pintar un degradado, por lo tanto si te gusta la pintura y las manualidades es imprescindible que conozcas y utilices este recurso.

Instrucciones
  1. Comienza probando un degradado básico con un lápiz de grafito, apretando primero intensamente y cada vez menos, de un modo progresivo hasta llegar al blanco o la ausencia de color.
  2. Si prefieres lanzarte al color, puedes emplear cualquier tipo de pintura, desde lápices de madera hasta acuarelas, ceras, acrílicos u óleos. Sólo tienes que fundir los colores entre ellos.
  3. Para aprender, te aconsejo que comiences practicando con pintura acrílica y cartulina gruesa de unos 300 gramos específica para acrílico y acuarela. Las encontrarás en comercios especializados en bellas artes.
  4. Experimenta y equivócate tantas veces como necesites. De esta manera lo tendrás dominado cuando pintes sobre lienzo.
  5. Comienza con un color por un extremo y con el otro color por el extremo opuesto. Piensa que en el punto central donde confluyan deberá haber la misma cantidad de cada color, y conforme te aproximes a los bordes deberá dominar el color asignado a cada lado.
  6. Diluye la pintura con agua si está muy espesa para poder mezclarla con mayor facilidad.
  7. Si eres principiante te vendría bien pintar un círculo cromático para aprender a mezclar colores y mejorar tus degradados.
  8. Una vez domines el degradado básico, puedes dibujar objetos y figuras tridimensionales y aplicarles sombras mediante degradados. Así aprenderás a aportarles volumen.
  9. Ya puedes pintar degradados en cielos y rostros. En realidad, cualquier objeto expuesto a la luz suele reflejar una transición de sombras o degradado.
  10. Experimenta con programas digitales de tratamiento de imagen como Adobe Photoshop, que te permite aplicar filtros y capas de degradados a las imágenes. Observa cómo puedes aplicar degradados en sentido diagonal, esférico, etc…
  11. Si el tema es nuevo para ti, puedes consultar algunos programas digitales de tratamiento de imagen como Adobe Photoshop, que te permite aplicar filtros y capas de degradado a las imágenes. Observa cómo puedes aplicar degradados en sentido diagonal, esférico, etc. Encontrarás aquí nuestra sección con gran cantidad de artículos sobre sobre Usar Photoshop.
Necesitas
  • lápiz de grafito
  • lápices o pinturas de colores
  • cartulina gruesa (300 gr. aproximadamente)
  • pinceles
  • agua
Consejos

Sé meticuloso con la limpieza de los pinceles si no quieres ensuciar tu degradado.



miércoles, 2 de abril de 2014

Cómo hacer un estuche para pinceles

Si te atrae la pintura seguro que alguna vez habrás visto unos estuches de madera para guardar pinceles. Se trata de una especie de rollo hecho con palillos de madera que venden en algunos establecimientos de bellas artes. Tienes dos opciones: comprarlo o fabricarlo tú mismo. Lee los pasos que doy a continuación y verás qué fácil es hacer un estuche para pinceles de fabricación casera.

Instrucciones
  1. En un bazar compra un mantelillo de madera de los que venden como manteles individuales para colocar el plato y los cubiertos. Elige uno con palillos de madera finos.
  2. Encontraras de todos los colores aunque el tono madera natural es el más auténtico.
  3. En una mercería compra una goma fina. Mide la largura del mantelillo y compra 5 veces su largura.
  4. En la mitad superior del mantelillo, ves pasando la goma entre los palillos de madera en zigzag, de manera que cruces todo el mantelillo de un lado a otro.
  5. Repite lo mismo en la mitad inferior. Ahora con el mantelillo abierto verás que tienes dos hileras de gomas que coinciden arriba y abajo.
  6. Introduce cada pincel entre dos gomas dejando las cerdas hacia arriba. También puedes guardar lápices.
  7. Para sujetar brochas y espátulas, da más ancho a las gomas en algunos puntos del zigzag.
  8. Para terminar, puedes coser una cuerda de cuero o un lazo en uno de los extremos. Así cuando enrolles el mantelillo podrás darle varias vueltas y atarlo para que no se abra.
Necesitas
  • un mantelillo de madera de palitos finos
  • una goma elástica fina
Consejos

Asegúrate de secar bien los pinceles antes de guardarlos y guarda el estuche con las cerdas hacia abajo para que no retengan humedad.