Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

domingo, 14 de junio de 2015

Pinceles

Selección de pinceles de bellas artes y cómo limpiarlos bien


Más vale comprar un buen pincel que durará años que montones de pinceles de mala calidad con los que tendrás que pelearte para poder pintar una simple linea recta.

Comprar un buen pincel es todo un arte, pero básicamente hay que conocer sólo un par de cosas para no meter la pata y para no gastar dinero en pinceles que no durarán nada y perjudicarán nuestro trabajo.




¿Cómo se sabe si un pincel es de buena calidad?

El pincel debe poder acumular en su mechón de pelos, bastante cantidad de agua o pintura diluida (en acuarela) o pasta densa (en óleos) para que podamos aplicar pinceladas largas.

Además, el pincel debe poder soltar la pintura de un modo contínuo y homogéneo mientras pintamos.

La punta del mechón debe permitir el trazado de líneas finas y detalles pequeños.

La elasticidad de un pincel significa que el mechón de pelo vuelve a su forma tras pintar con él. Debe ser así pues la forma de los pinceles es perfecta para acumular la pintura y si se deforma no podremos controlar cómo suelta la pintura en el lienzo o papel.

La práctica con los pinceles nos hace aprender a usarlos y al final la mano sabe perfectamente cómo debe ser el gesto para lograr un tipo de pincelada.Por eso, que el pincel esté en perfecto estado es primordial.
Si los pelos del pincel están destrozados será imposible aplicar pinceladas concretas.

Por otra parte, con los pinceles viejos se pueden crear texturas y pinceladas de otro modo, por lo que, si el pincel sigue recogiendo suficiente pintura y por lo tanto nos sirve, aconsejo guardarlos. Los pinceles que acumulan pintura seca ya no sirven para nada.

En resumen, el precio del pincel marca su calidad. Los baratos suelen ser muy malos. Además también hay mucha imitación sintética de pinceles, que pueden servir muy bien.

Pincel de pelo de marta kolinsky, llamada también comadreja siberiana, considerado el mejor pelo para pinceles.


¿Cómo deberíamos limpiar los pinceles?

El pelo natural de los pinceles es el que más capacidad tiene para absorber pintura. Pero es necesario limpiarlo a fondo después de pintar si no queremos que pierda esa propiedad. El aguarrás y las sustancias químicas lo estropean mucho.

Lo mejor es el jabón, e incluso un segundo lavado final con champú dejándolo reposar nos minutos para que vuelva a estar elástico y fuerte.

Primero con un papel retirar la pintura. Intente no tirar óleo o aguarrás por el desague ya que es muy contaminante. Después con jabón en pan y un poco de agua vaya sacando más pintura en forma de espuma densa que deberá recojer en un papel que tirara a la basura. Al enjabonarlo no hay que hacer mucha fuerza o el pincel se deformará, y hay que intentar mantener su forma al lavarlo.

Cuando ya le queda muy poca pintura se sabe porque la espuma del jabón sale blanca. Entonces se enjuaga con agua y se hace un último jabonado con champú ph neutro, se deja unos minutos que se revitalice el pelo y por último se enjuaga bien.

Para secar los pinceles aconsejan dejarlos en posición horizontal, aireados para que se sequen bien. Por eso se utilizan esterillas de bambú, donde se encajan y se guardan en horizontal haciendo un rollo.




Fabricar nuestros propios pinceles

Si algún día queremos pintar pero estamos en un lugar del mundo donde no hay tiendas de bellas artes… ¿porqué no hacer nuestros propios pinceles?


Materiales para crear un pincel:

El mango: Un palo de madera, al que le haremos un agujero para poder meter los pelos del pincel. Una caña puede ser estupendo porque se vacia muy fácilmente su interior.

El mechón: Pelo de animal. Que debe ser fuerte y no demasiado fino. Los animales por excelencia para ello son: la marta kolinsky, ardillas, turón, oreja de buey (pelo del interior de sus orejas, si), cabra, cerdo y caballo.

- Cola para unir los pelos del pincel y el palo.

La virola: Una sujeción para reforzar la unión de los pelos y el palo. Puede ser un alambre, un trozo de metal redondeado o una cuerda fuerte.


Y después de unir estas piezas habría que hacerle un buen corte de pelo al mechón para que se quede como nos guste.

Lo malo de este pincel casero es que el palo es demasiado grueso y es incómodo a la hora de pintar, pero da una idea de cómo se podria hacer. También depende del tipo de pincel que se necesite. Se pueden hacer brochas y pinceles gruesos.


Los más dificiles son los de lengua de gato y redondos. Esos, mejor comprarlos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer su opinión sobre el tema tratado en este post.

En este sitio no encontrara material privativo; si esta aqui es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red. Siempre citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tenga a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen.
Muchas gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.