Questions? Feedback? powered by Olark live chat software
En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

sábado, 18 de junio de 2016

Mordiente de Burdeos

Virginia MAluk

El artista argentino Pablo Delfini ha estado investigando y enseñando el uso de barnices y mordientes menos tóxicos. Ha mordido el cobre con mordiente de burdeos a una concentración y en tiempos descritos mas abajo en sus apuntes.

Características del mordido de planchas de metal:

Es importante tener en cuenta con que particularidad actúa este mordiente.
Cuando el mordiente actúa sobre el metal expuesto, larga un residuo terroso, color marrón.
Para evitar que este residuo quede sobre la plancha evitando ver el estado del mordido, es conveniente que la chapa esté elevada sobre el nivel de la base de la batea. Una manera de elevar la plancha puede ser pegar pequeñas secciones de corcho o plástico por detrás de la plancha y de esta forma cuando removemos el residuo con pincel, este caerá por los bordes hacia abajo.
Al actuar en el cobre no larga prácticamente ningún residuo. En el cobre el mordiente salino larga un residuo blanquecino apenas visible, y la pérdida del intenso color verde es indicio de menor potencia de la solución.

Tiempos aproximados de mordido:

Para aluminio:

  • Aguafuerte: Líneas finas: de 5 a 15 minutos
  • Trazos de azúcar: 30 minutos
  • Barniz blando: 30 minutos o más, dependiendo de la textura (más abierta o cerrada)
  • Aguatinta: Los planos de aguatinta, es decir los grises de superficie, se pueden lograr en el aluminio sin trama de resina o sea exponiendo el plano del metal directamente, limpio. El mordiente al actuar sobre el metal expuesto sin trama, lo hace dejando una porosidad que retendrá la tinta y dependerá del tiempo de mordido el que sea más oscura o clara. Podemos determinar tres tiempos básicos aproximados:
  • Gris claro: 5 minutos
  • Gris medio: 10 minutos
  • Negro: 25 minutos
Estos tiempos se mantienen en el caso que queramos realizar aguatinta con base de resina.

Siempre se recomienda hacer pruebas o ir controlando el estado del mordido lavando la plancha con agua y observando con cuentahilo o el tacto. A veces si la solución está muy fría, necesita más tiempo de mordido. Esto ocurre cuando está ya usada y no tiene la potencia del inicio.

Para cinc:

En el cinc si exponemos zonas de metal directamente al mordiente, sin trama de resina, el mordiente no deja porosidad en la superficie, es decir que no obtenemos ningún gris, sólo queda grabado el borde del plano, siendo un efecto que puede ser usado expresivamente.
Si queremos obtener diferentes grises de aguatinta, debemos sí o sí tramar la superficie con trama de polvo de resina. Y los tiempos son aproximados a los detallados para el aluminio.
Se recomienda igualmente hacer pruebas previas de tiempos, ya que todos sabemos que es relativo a diferentes situaciones de temperatura y de grosor de trama, el modo en que actúa un mordiente en el aguatinta.

Para cobre:

Las proporciones dadas del mordiente salino para cobre, dan la posibilidad de trabajar con tiempos que son prolongados. Pero a la vez son nobles en el sentido de permitir huecos muy estables y trabajar con tramas de líneas muy concentradas y sin pérdida de carácter.
Los tiempos aproximados para líneas de aguafuerte son:

  • Línea fina: 15 minutos
  • Línea fina media: 30 minutos
  • Línea media: 60 minutos
  • Línea media gruesa: 120 minutos
  • Línea gruesa: 240 minutos
  • Aguatinta (con trama fina de polvo de resina):
  • Gris muy claro: 5 minutos
  • Gris claro: 10 minutos
  • Gris claro medio: 20 minutos
  • Gris medio: 40 minutos
  • Gris medio oscuro: 80 minutos
  • Negro: 160 minutos


Mordiente de Burdeos

Para aluminio:

  • 50 grs de sulfato de cobre
  • 50 grs de sal fina
  • 1 litro y medio de agua

Preparación:

  1. En una jarra medidora se ponen 50 grs de sulfato de cobre y con agua caliente se revuelve con cuchara de plástico hasta disolver las piedritas del sulfato. Se puede ir poniendo parcialmente la solución a medida que se disuelve en el recipiente contenedor e ir agregando agua caliente en la jarra y seguir disolviendo.
  2. Luego ponemos 50 grs de sal fina y disolvemos con agua caliente de la misma manera que hicimos con el sulfato.
  3. Completar con agua fría hasta completar el volumen de 1 litro y medio en el recipiente contenedor.
  4. El color del mordiente salino es verde.
  5. Es recomendable usar guantes de látex protectores para evitar reacciones alérgicas.

Observación:

  • Este preparado es apto también par grabar hierro y hojalata. Pero tener precaución de separar los mordientes para cada metal, nunca mezclarlos, porque tendrán reacciones no esperadas.

Para cinc:

  • 50 grs de sulfato de cobre
  • 1 litro y medio de agua

Preparación:

  1. Idem a la del preparado para el aluminio. La particularidad reside en que para grabar cinc, no es necesario agregar sal fina.

Para cobre (Mordiente Munita):

  • 100 grs de sulfato de cobre
  • 100 grs de sal fina
  • 1 litro de agua

Preparación:

  1. Idem a las anteriores.

Observación:

  • El nombre del mordiente hace referencia al grabador chileno Rafael Munita, que descubrió la posibilidad de grabar cobre con el mordiente salino.


Cómo se guarda el mordiente:


  • Luego de ser usado, debemos guardar el mordiente en el recipiente contenedor. Por una cuestión de peso, al volcar el líquido en el recipiente, el residuo terroso quedará en la batea sin caer en su totalidad. Este residuo podemos recogerlo con papel y tirarlo.
  • El mordiente pierde potencia con el uso. Una prueba de la pérdida de potencia del mordiente la encontramos en la pérdida del color original (azul verdoso). Cuando lo usamos mucho ya no muerde como lo hace recién hecho. En este caso podemos experimentar agregando más sal y sulfato (dependiendo del metal a usar) al líquido usado para de este modo reciclarlo y no tirarlo. Al agregarle nuevamente sal y sulfato, se vuelve a activar como si fuera nuevo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer su opinión sobre el tema tratado en este post.

En este sitio no encontrara material privativo; si esta aqui es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red. Siempre citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tenga a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen.
Muchas gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.