En este sitio no encontrara material privativo; si esta aquí es porque ha sido redactado por nosotros o en su defecto ha sido recogido de espacios públicos y gratuitos de la red.
Siempre
citamos fuentes, intentamos no olvidar esto porque no pretendemos adueñarnos de la propiedad intelectual ajena y reconocemos el trabajo que los autores originales de los documentos que citamos de forma total o parcial han tenido en la elaboración de dicho contenido.
De igual forma agradecemos tengan a bien citar este espacio si usted reproduce de forma parcial o total lo que aquí se comparte. Solo bastara citar la fuente de origen, no mas.
Gracias por pasar por este espacio que hacemos entre todos.
Toda sugerencia de buena fé es bien recibida.

domingo, 27 de noviembre de 2016

El aprendiz en el taller del pintor

Los talleres de maestros pintores fueron durante muchos siglos y hasta el XVII, el sistema educativo del arte y el sistema productivo de obras. Estaban constituidos por un maestro y los ayudantes, jornaleros o aprendices, estos últimos en un número permitido oficialmente y durante los años necesarios para su formación.
Estos aprendices se encargaban del trabajo de preparación de los materiales (elaboración de pigmentos y aglutinantes, confección de barnices, etc.), además de aprender el oficio mediante la práctica constante.


Imagen: David Rijckaert III, "Pintor en el taller", 1638.
Fuente: Villarquide, Ana. "La pintura sobre tela. Historiografía, técnicas y materiales", volumen I, Editorial Nerea. España, 2004.


Damar Brillante y Mate Casero

Se prepara previamente un barniz dammar brillante, siguiendo estas indicaciones:

  • 20 gramos de resina dammar machacada
  • 100 ml de trementina
Procedimiento

  1. Se vacía la trementina en un recipiente. Se envuelve la resina en una gasa y se cuelga con una cuerda en el recipiente de trementina, sin que toque las paredes o el fondo de éste. Se tapa para que no caiga polvo o se evapore el solvente, y se deja por dos o tres días. 
  2. La resina se disuelve gradualmente, produciendo un barniz brillante, apto para la pintura al óleo. 
  3. Se puede acelerar un poco el proceso agitando de vez en cuando la bolsa de resina.
  4. (posteriormente) En un frasco de vidrio, poner 20 mililitros de esencia de trementina rectificada y 6 gramos de cera de abeja virgen blanqueada (sin restos de miel ni impurezas).
  5. En una olla hervir un poco de agua, apartarla del fuego e introducir el frasco de 5 ó 10 minutos hasta que la cera se disuelva. 
  6. Enfriar la disolución de cera y añadirla a 60 mililitros de barniz brillante dammar.
  7. Con el almacenamiento la cera se separa del barniz, es normal, antes de aplicarlo al cuadro hay que removerlo con fuerza y de preferencia entibiarlo previamente en baño María.
  8. Si en vez de 60 mililitros de barniz brillante, añadimos 80, obtenemos un barniz satinado. Siempre debemos ajustar las proporciones de cera y barniz a nuestras preferencias.